Historia del Arte, pintura

El arte de los detalles en la pintura ·La condesa de Haussonville·

Soy una enamorada de la pintura cada vez más, no me imagino lo que antiguamente fascinaría una pintura, un retrato, un paisaje, fuese asemejado a la realidad o fuese un escenario inventado. Era otra época, otras costumbres, hoy en día cualquiera hace una fotografía de una calidad decente de lo que quiere y donde quiere con un simple móvil.

Hoy en día no es como antes, y es una pena que eso se haya perdido. Debemos valorar a esos verdaderos maestros del pasado, que fueron capaces de crear, de fotografiar y captar el momento, el lugar, la persona, con un pincel. Yo los admiro, no sé pintar, y no me imagino lo difícil que debía de ser o el talento que debían de tener -según como lo mires-.

En mi caso, hay algunas imágenes, algunas pinturas, que me tienen fascinada, y cuánto más las observo más me fascinan, y es el detalle lo que me tiene enganchada, pinturas que parecen fotografías, vestidos que casi puedo rozar con las yemas de mis dedos y lugares a los que parece que puedo viajar. Eso es arte, eso son los maestros, verdaderos artistas.

En particular, hay una pintura de estas que os digo que cuánto más las observo más me fascinan. Se trata del retrato de la condesa de Haussonville, realizado por Ingres.

11f0d92025d86cc3d11c3d70d592ce47

5e27f1a6a4e20979dd172de6d4546c98

Desde que vi esta pintura quedé alucinada por la calidad de la tela del vestido que lleva la condesa y todo esto pintado en un lienzo, es lo que os decía, casi parece que podemos tocar su vestido.

Esta obra fue realizada en 1845, por J. Auguste Dominique Ingres, uno de mis pintores favoritos, en mi siglo favorito, el siglo XIX, época la cual no creo que haya un solo pintor que me desagrade. Esta obra en particular pertenece al periodo neoclásico francés.

Los detalles que se plasman son la misión del pintor, que con ellos demostraba su valía y su maestría, además, como pequeña curiosidad, la pose de esta joven no es para nada fruto de la casualidad o una pose que ella adoptara, sino una pose bien meditada, ensayada y bien buscada que le llevaría horas en el estudio de su pintor.

Sin duda todo un ejemplo del detalle en la pintura.

 

Anuncios

6 thoughts on “El arte de los detalles en la pintura ·La condesa de Haussonville·”

  1. Yo soy una enamorada de Ingres y La condesa de Haussonville es de mis pinturas favoritas. Ingres era muy preciosista, pero para mi gusto era excesivamente académico. Me fui hasta Madrid para un ciclo de conferencias que se organizó en El Prado sobre él y explicaron el “making off” de este cuadro y fue una delicia ver los dibujos preparatorios y los bocetos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Sii!, era muy académico al igual que sus encargos, pero a mi este tipo de pinturas me pierde ^^
      Que guay!, me encantaria verlo en persona y apreciarlo mejor que en fotografías, que siempre dan diferentes tonos de colores según la luz y la calidad de la cámara, pero esta muy lejos! 😀

      Le gusta a 1 persona

  2. Y no te falta razon. El detalle de los pliegues de las ropas es esquisito, las luces, el reflejo!! Tienes razon y es q se han perdido algunas costumbres y ya estas cosas no nos sorprenden, pero nosotras es que tenemos un gusto particular y sabemos apreciar el buen trabajo 😉

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s