Historia del Arte

Restauración y conservación

La restauración tiene como objetivo primordial conservar la integridad de la obra de arte. Diferenciamos los dos términos. Así conservar es mantener, cuidar o garantizar la existencia de un objeto y restaurar es restablecer, reparar o recobrar dicho objeto para obtener el estado que tenía antes. Estos dos términos son muy importantes para el estudio del Patrimonio o de los Bienes Culturales.

Además, aunque no lo parezca, estas dos labores han existido desde el principio de los tiempos, ya fuera por aprecio hacia el objeto simbólico, por religiosidad, utilidad o cualquier otra cosa .

La restauración ha sido siempre objeto de debate. Por un lado porque los edificios ruinosos, deberían mantenerse en las mejores condiciones, y si no lo están, habría que proceder a restaurarlos. Pero, por otra parte, no todas las restauraciones que se han realizado a lo largo de la Historia han dado buenos resultados, ya que muchas han eliminado todo el carácter antiguo de la obra e incluso la han estropeado. Y, finalmente, aunque podamos preferir conservar la obra en su estado original, esto puede causar un deterioro extremo y la pérdida de la obra.

Estos dos términos como veis, resultan diferentes y han llevado a polos enfrentados como el caso de Viollet-le-Duc y John Ruskin.

Mientras el primero fue el gran precursor de la restauración, el segundo defendió ante todo la conservación.

220px-John_Ruskin_1863.jpg
John Ruskin, fotografiado en 1863 por William Downey

Para Ruskin (1819-1900), era mejor un edificio en ruinas, que uno completamente diferente al que era, borrando su memoria histórica con añadidos y eliminaciones. Proponía que, si un edificio estaba en tan pésimas condiciones que podía derrumbarse, mejor poner unas vigas. Pero ante todo se opuso a la ”restauración en estilo” de Viollet. Ruskin, fue pues, un teórico de la restauración, que no fue ni arquitecto ni restaurador, pero sí un pensador y artista polifacético, escritor, sociólogo y poeta.

La labor restauradora de Viollet-le-Duc (1814-1979), se aplicará en numerosos edificios de Francia. En catedrales como la de Notre-Dame de París, Amiens e incluso terminará edificios incompletos, como la catedral de Clermon-Ferrand. También iglesias como la de la Madeleine de Vézelay (donde inicia su labor restauradora), Saint-Nazare y Saint-Celse de Carcasona.

250px-Eugene_viollet_le_duc (1).jpg
Viollet-le-Duc. Retrato de Nadar.

Destacó también en la reconstrucción de arquitectura medieval de carácter militar, sobre todo castillos y ciudadelas, como la ciudad de Carcasona, el castillo de Coucy y especialmente el castillo de Pierrefonds.

 

220px-Carcassonne_JPG03.jpg
Un elemento importado: las torres cónicas recubiertas de pizarra que Viollet-le-Duc diseñó en la Ciudadela de Carcasona.

 

220px-Dictionnaire_Raisonné_de_Architecture_pequeño.png
Portada del tomo primero, edición de 1868.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s